Obreros salen a las calles a respaldar consulta popular

Será la primera vez en 10 años que una marcha obrera de oposición llegue a la Plaza Grande.

De histórica califican los dirigentes del Frente Unitario de Trabajadores (FUT) a la marcha que han convocado para esta tarde a escala nacional a partir de las 16:30. Son varias las razones que tienen para calificarla así. Luego de 10 años de correísmo, por primera vez una manifestación obrera de oposición llegará, en el caso de Quito, hasta el Palacio de Gobierno; no habrá contramarchas y será una movilización, en la práctica, de respaldo a un Régimen, en este caso para que se convoque a una consulta popular, como ya lo ha anunciado el presidente, Lenín Moreno.

“Esta es una demostración de que la decisión y la política que ha tomado al FUT durante estos 10 años ha sido la correcta. Por eso hoy, cuando hay un Gobierno que ha planteado dialogar con todos los sectores, recibe el FUT y a las diferentes organizaciones sociales en la Presidencia”, dijo José Villavicencio, presidente de la organización obrera.

Agregó que no significa que están con el Gobierno sino con el pueblo, con los trabajadores, ya que es necesaria la consulta popular que tiene el respaldo de más del 70% de la ciudadanía. “Requerimos la participación de todos para recuperar la democracia, la libertad”, añadió.

Como Moreno se encuentra en el exterior, será una delegación de ministros la que recibirá a los dirigentes obreros en el Salón Amarillo, para que entreguen las propuestas.

Planteamientos

Son cuatro temas los que plantean los obreros en conjunto con la Comisión Nacional Anticorrupción y que están relacionados con la “muerte civil permanente” de los involucrados en los casos de corrupción, la derogatoria de las enmiendas constitucionales, el cese en funciones de las autoridades del Consejo de Participación Ciudadana y Control Social y de los funcionarios designados por este organismo, y el que una comisión ciudadana prepare el régimen de transición para el funcionamiento de las instituciones cuyos miembros cesen con esta consulta.

Los integrantes del  Centro de Estudios Políticos y Sociales, conformado por profesionales ecuatorianos de varias ramas, también han hecho su sugerencia temática para la consulta popular.  Eliminar la reelección indefenida y el Consejo de Participación Ciudadana están entre sus prioridades

La necesidad de la consulta

Para Édgar Sarango, presidente de la Confederación de Trabajadores del Ecuador, la movilización es de propuestas para avanzar en la construcción de un país diferente y en base a lo que han planteado desde hace una década como es el combate a la corrupción, en contra de la prepotencia y el divisionismo en el país. “Tenemos la oportunidad de hacerle llegar al Presidente de la República la propuesta, que es histórica y que busca una verdadera representación de los trabajadores y que hoy necesitamos esa voluntad política para que esos derechos individuales y colectivos fortalezcan los procesos de cambio” a través de la consulta popular, dijo. (HCR)

Señales de gobernabilidad

La consulta será insuficiente para lograr la gobernabilidad si Moreno no da señales de querer salir de la institucionalidad que dejó implementada el expresidentes, Rafael Correa, por lo que como medida complementaria se hace necesaria la sustitución de todos aquellos funcionarios que trabajaron en el anterior Gobierno, considera el vicepresidente de la  Confederación Ecuatoriana de Organizaciones Clasistas Unitarias de Trabajadores (Cedocut), Edwin Bedoya.

Sondeo sobre consulta

Cedatos, en su sondeo mensual, con corte al 15 de septiembre, preguntó sobre la consulta popular.

Un 74% de los consultados (de un universo de 2.120 ecuatorianos, en 16 ciudades) dijo aprobar la consulta en los siguientes temas: eliminación de la reelección indefinida (11%), cambio de autoridades de control (8%), eliminación del Consejo de Participación Ciudadana (7,4%), derogación de la Ley de Plusvalía (7,3%), derogación de la Ley de Comunicación (4%).

Un 43%, sin embargo, dijo desconocer los temas posibles que han sugerido hasta ahora los colectivos sociales y grupos políticos.